Para ganar una campaña electoral, las herramientas digitales son fundamentales.

Una de las ventajas que nos trajo la aceleración digital fue la implementación de métodos de inteligencia y escucha digital que se adaptan al estudio del mercado electoral y la política. La incertidumbre que puede generar una campaña política es tan grande, que resulta necesario aplicar todos los recursos e información disponibles (que la tecnología te brinda) para obtener el éxito de la misma. 

Es tarea de los actores y asesores políticos antes, durante y después de una campaña digital, centrar sus esfuerzos siempre en conocer que piensan, que opinan, que necesitan los ciudadanos y que están haciendo sus adversarios para atender esos temas y conquistar al electorado. Nuestro producto, en este caso, el candidato, sus propuestas de gobierno, su imagen en redes y su posicionamiento en medios, debe ir de la mano de una estrategia digital que vaya un paso por delante de la competencia, pero que también apunte al ciudadano a tratar de cubrir sus necesidades con el objetivo de conectar con sus aspiraciones y sentimientos.

Para ganar una campaña electoral digital

El poder político debe comprender la importancia de la era digital para los ciudadanos. La inteligencia digital se presenta como una disciplina que se basa en el análisis de datos y comportamientos en el ámbito de Internet que te permite predecir posibles escenarios, segmentar a tu audiencia y brindarte un espacio de monitoreo digital donde el público se siente identificado y puedes recolectar sus opiniones o demandas ya sea por edad, sexo , ideología y hasta religión. Recuerda que hoy en día, las innovaciones tecnológicas están en auge y han transformado los usos, los comportamientos y las prácticas de las personas así como también la manera de hacer política y gestionar una campaña electoral. 

Esta transformación, impulsada por las tecnologías digitales a nuestro alcance, tiene una importancia estratégica crucial para las organizaciones políticas, pero también para los ciudadanos. Bajo ese precepto toman relevancia herramientas como la escucha digital, que consiste en captar en el espacio virtual los comentarios, reacciones, menciones y conversaciones que los usuarios realizan en todas las redes sociales acerca del candidato, temas importantes, demandas y lo que opinan del rival.

Plutarco decía “para saber hablar es preciso saber escuchar”, y por ende, si no conoces que piensa tu electorado estás destinado a perder la elección y fracasar en la era digital.

Y es que si combinas inteligencia digital con una escucha digital activa y constante puedes medir la percepción, detectar oportunidades, medir la afinidad y el sentimiento que se genera alrededor de tu marca política y tus contendientes. Emplear estas técnicas de manera exitosa dependen netamente de una óptima estrategia digital. Las campañas digitales han transformado la manera de hacer política. Para nadie es un secreto que los actores políticos apuntan y destinan cada vez más recursos a esa disciplina, por algo han tomado mayor fuerza durante los últimos años. En algunos casos, una estrategia digital ha sido clave para definir una elección. 

Estudia a tus adversarios en redes sociales 

Existe una técnica dentro del ecosistema digital que te ayuda a comprender mejor a tu adversario incluso a ir siempre un paso por delante de él. Misma técnica que se apoya en la escucha digital y la inteligencia digital hacer un análisis profundo sobre tus competidores. Se le conoce como benchmarking político y sirve para entender las estrategias y mejores prácticas utilizadas por ellos. Te permite estudiar a fondo los temas, métricas y publicaciones más exitosas además de que luego puedes crear, recopilar y analizar esa información para medir sus estrategias digitales.

Una técnica que le permite a tu campaña digital mejorar o adaptar algunas de las acciones empleadas por tus adversarios para atraer más público, incluso ese público indeciso que no termina de apoyarlo y que está en las redes sociales observando todo lo que pasa. Entre sus principales beneficios destacan:

  • Tener una visión más objetiva de tus adversarios:

Todos los candidatos tienen una idea de cuál es su posicionamiento y el de sus adversarios en el plano digital, pero si no se estudia a fondo ni se ha respaldado en métricas y análisis, es posible que esa idea no se ajuste a la realidad.  

  • Identificar a que electores les están comunicando:

Conocer y segmentar al electorado de tu rival, te ayuda saber en qué está fallando a que sector de la sociedad se está dirigiendo y en que red social están comunicando mejor.

  • Encontrar oportunidades para mejorar y diferenciarte:

Ayudan a identificar posibles debilidades en tus redes sociales, que puedes usar como punto de partida para optimizarlas y mejorar tu estrategia digital. 

Ten presente que el benchmarking político no significa copiar o plagiar a tu adversario, es aprender de ese análisis digital de tu contrincante para mejorar tu estrategia. El benchmarking es innovar, mejorar y diferenciarte de tus contendientes.

Las técnicas de la era digital están a la orden del día, como puedes ver todas están interconectadas y se complementan. Anexarlas a tu campaña electoral te garantizan estar un paso por delante de tus contrincantes. 

Quien no domine el ecosistema digital está condenado al fracaso. Si crees que la estrategia digital es cara, mejor prueba con la derrota.

Leer también: Las 5 mejores escuelas para estudiar Comunicación Política Digital